28 abril 2011

25 Aniversario de la
Catástrofe de Chernobil
Entrevista a Helena Bolochay
Orane, Región de Ivankiv, Ucrania


Helena Bolochay (a su dcha. Marisa, de la asociación Chernobil elkartea)
 Entrevista a Helena Bolochay (hermana de "Svieta de Orane")
HELENA BOLOCHAY tiene 29 años y vive en Orane tal y como lo hacía hace 25 años cuando tuvo lugar el accidente nuclear de Chernóbil. Ella, al igual que muchas otras personas, era sólo una niña cuando se produjo la explosión en el reactor nº4. Hasta una semana después no supieron nada sobre lo ocurrido y, a pesar de vivir a 40 kilómetros de la central, su familia no fue evacuada. Hoy, un cuarto de siglo después, está bien gracias a que pudo salir del país acogida por una familia italiana. Ahora ella es quien ayuda a las niñas y los niños que siguen viviendo en áreas contaminadas.
Helena, ¿qué recuerdas de aquel 26 de abril de 1986?, ¿supisteis entonces qué pasaba?
Cuando sucedió el accidente yo tenía 4 años y vivía en Orane, como ahora, a 40 kilómetros de Chernóbil. Nosotros no supimos nada porque la política de la Unión Soviética ocultaba los errores a la gente y lo que sucedió en Chernóbil fue, como se sabe, un gran error humano. Recuerdo que jugábamos en la naturaleza y plantábamos patatas en el suelo de Orane mientras veíamos pasar coches que llevaban militares con mascarillas que nos miraban asombrados. Era abril, y yo jugaba fuera mientras mi hermana y mi madre plantaban las patatas mientras veíamos pasar militares que iban a la central de Chernóbil a tratar de ayudar.
Y, ¿cuándo fuisteis conscientes de lo que había ocurrido?
Después de algún tiempo, unos siete días o así, nos prohibieron salir de casa. Recuerdo que tenía que estar sentada en casa y beber leche con yodo, es lo que me acuerdo. En aquel tiempo yo no entendía muy bien lo que pasaba, mi problema era que no podía salir a jugar en la naturaleza como antes. Después nos dijeron que sólo íbamos a vivir dos años y recuerdo discusiones en casa en torno a qué íbamos a hacer y si era cierto que no íbamos a vivir más de dos años.
¿Os ofrecieron algún tipo de ayuda?
A mucha gente de pueblos cercanos la llevaron al sur de Ucrania, a nosotros nos dijeron que preparáramos las maletas, que posiblemente nos iban a evacuar, pero no paso nada, nos dejaron en Orane. Ahora nuestro pueblo es de los últimos antes de la zona de exclusión, 30 km a la redonda de la central nuclear de Chernóbil.
 Helena de niña en Orane, Región de Ivankiv, Ucrania.
Por suerte, pasaron esos dos años y muchos más, 25 hasta el momento. ¿Has tenido algún problema de salud relacionado con la radiación?
De pequeña tuve problemas con las glándulas tiroides y también de digestión pero con 13 años pude disfrutar del sol por primera vez gracias a una familia italiana que podía invitarme a su casa para las vacaciones de verano. Eso supuso un gran cambio en mi vida. Entonces mejoré en dos aspectos: en el de la salud, pude respirar aire puro y comer comida limpia; y anímicamente fue un gran apoyo porque vi que había gente que me quería tal y como soy y eso me ha ayudado a estar más segura de mí misma en la vida. He recibido mucho cariño de esta familia y gracias a eso ahora tengo muchas ganas de ayudar a otros.
Helena, eres ya una mujer adulta, con la distancia que dan los años y el tiempo, ¿crees que sabes, que la gente sabe ahora lo que realmente ocurrió aquel 26 de abril de 1986?
Con el tiempo se fue diciendo, con la caída de la Unión Soviética la gente supo de verdad qué sucedió y cómo de grave fue el problema. Pero actualmente no se habla mucho de Chernóbil, sólo en el aniversario, cada 26 de abril, o ahora que se cumplen 25 años. Tampoco se dice lo que ocurre ahora en Chernóbil, dicen que algo construyen pero de la radiación que aún se emite, de eso no se informa a la gente. No nos advierten de los días en que es mejor que cuidemos a los niños en casa porque hoy o ayer, por ejemplo, hay un pico de radiación. En Chernóbil eso se sabe pero no se dice porque Kiev está a muy poca distancia de Chernóbil y el estado no quiere tener problemas.
Helena, muchas gracias por compartir tu historia y gracias por colaborar con la asociación CHERNOBIL elkartea...
Gracias a la asociación CHERNOBIL elkartea que ayuda a que las familias puedan acoger a nuestros niños y niñas, y gracias también a las familias que hacen que puedan disfrutar de los rayos del sol y un ambiente sano. Gracias a las familias vascas, pueden tener ese apoyo y mejorar su salud porque ahora con la crisis el estado no tiene posibilidad de llevar a los y las menores al sur de Ucrania o al mar. Gracias de corazón.
 Comienzo del curso 2010 en la escuela de Orane. Cortesía de Jon LLona
Entrevista de Lide Alvarez / Onda Vasca
Onda Vasca
Ofrenda

Ofrenda de las familias vascas y de la asociación Chernobil elkartea  en recuerdo de las víctimas de Chernobil en el monumento a Victor Kibenok  Ivankiv, Ucrania
Chernobil "Los efectos tardarán siglos en desaparecer" eitb Teleberri 1 *asociación Chernobil elkartea*
Actos Conmemorativos del 25 Aniversario de la Catástrofe de Chernobil *asociación Chernobil elkartea*
"Velas por Chernobil" en Ivankiv, Ucrania XXV Aniversario de la Catástrofe de Chernobil *asociación Chernobil elkartea*

Niños de Chernobil, teléfono de acogida: 670 419 078

2 comentarios:

Jose Antonio Erdocia dijo...

Somos Itziar y Josean, hemos viajado a Kiev y estamos muy contentos de haber ido,por verle a Dima, conocer a la familia y tambien su ambiente,te das cuenta de la capacidad que tienen los niños para disfrutar de lo que esta pasando, en este caso nuestra visita, y hacen que tu lo disfrutes tambien,por otra parte es evidente lo necesitados que estan. Nos hizo muy buen tiempo y los niños disfrutan con cualquier cosa y tienen mas libertad (o menos atención) que los de aqui, pero el invierno tiene que ser muy duro. Otra cosa a destacar es como se ayudan entre vecinos, es la impresion que nos quedo.
Tuvimos un ambiente estupendo entre todos los que fuimos y en la parte turistica del viaje lo pasamos muy bien.

asociación CHERNOBIL elkartea dijo...

Hola Josean e Itziar:
Por lo que yo recuerdo es la impresión correcta. En los pueblos la vida es todavía comunitaria de ayuda mutua entre vecinos. Y los niños tienen más libertad, se mire como se mire. Me alegro que os lo hayáis pasado bien y que además el tiempo os haya acompañado.
Un saludo
luis

Los comentarios tardarán un tiempo en aparecer.
Gracias por participar.