12 diciembre 2010

Visita a la Central Nuclear de Chernobil
por los voluntarios de la
asociación Chernobil elkartea
La vida alrededor de la Central


De derecha a izquierda: Gala, el hijo de Gala,Jose Ignacio,Kiko,Viera,Jon .
Falta Igor que es el que saca la foto .Chernobil 2010-6-16
(En el viaje de Junio para ir a recoger a los menores, los voluntarios de la asociación Chernóbil elkartea, Jon, Jose Ignacio y Kiko, y gracias a las gestiones y al acompañamiento de Svieta, Tetiana, Gala y su hijo, Viera e Igor, pudieron acercarse a la Central Nuclear de Chernobil y conocer además como se vive al lado de ella. Nos lo cuenta Jon)

Chernóbil está vivo

(Reportaje de Jon Llona)

El título tiene un doble significado: Por una parte indica que el “monstruo” está vivo, aunque pueda parecer que está aletargado, todavía conserva en su interior un inmenso poder destructor y por otro lado pretende reflejar que en sus inmediaciones, en la denominada la Zona “, existe un grupo de personas que desarrollan su vida en aparente normalidad…La mayoria de estas personas son ancianos que o bien se resisten a abandonar el lugar o han regresado a “su territorio”. Todas ellas atesoran unas vivencias y unas historias personales que ponen la piel de gallina.Es el caso de Mijail y de su esposa o el de Gala.

En frente del reactor nº 4 ( Chernobil) tomamos hasta una medición máxima de Dosis 
equivalente de 15,7micro Sievert/ hora
Cuando me comentaron en la Asociación Chernobil Elkartea la posibilidad de realizar una visita a “ la Zona ( se denomina con este nombre el territorio que se extiende en un radio de aproximadamente 30 Km. de la central de Chernóbil y en el cual teóricamente no podrían habitar personas.) y a las inmediaciones de la central nuclear aprovechando el viaje de acompañamiento que ibamos a realizar con  con l@s  menores, mi primera reacción fué de indiferencia. Este iba ha ser mi quinto viaje a Ucrania y no había sentido curiosidad por acercarme a Chernóbil aunque había estado a unos 40 Km. de allí. Pero a medida que se iba acercando el dia de partir si que iba acrecentando en mi interior el interés por conocer el lugar. No por ver las edificaciones donde se encontraban los reactores nucleares, sino por conocer los parajes y lo que la naturaleza con el paso de los años estaba creando y sobre todo por conocer a los hombres y mujeres que había oido que vivían en esos territorios desafiando en mi opinión los consejos de la científicos. ” 
Paisaje "idilico" dentro de " La Zona" .Chernobil 2010-6-16
Comentamos con algunas personas que viven en Ivankiv, que es la ciudad habitada más cercana  a Chernóbil, como teníamos interés  en ir un día a ver “La Zona”  y las inmediaciones de la central y nos contestaron que era “casi imposible” que en pocos días nos dieran la autorización.  Nos pareció un poco raro dado que se están organizando viajes turisticos, pero bueno… 
Recurrimos a Sveta de Orane y gracias a ella y a Tetiana lo que era ” casi imposible ” se hizo posible de un día para otro. Tengo que decir que la madre de Tetiana, Viera , es médica en el servicio de urgencias del hospital de Chernóbil y que fué junto con Gala las que nos hicieron  de guías durante toda la jornada… L@sniet@s tanto de Gala como de Viera vienen a Euskadi los veranos con la asociación Chernobil elkartea.
Edificio donde se encontraba el reactor nuclear que explotó. Chernobil 2010-6-16
La jornada del 16 de Junio empezó temprano tanto para José Ignacio, Kiko y para mí, pero más para Igor que tenía que venir desde Kiev. Salimos de Irpen a las 7 de la mañana porque el viaje hasta Ivankiv dura aproximádamente hora y media . El cielo estaba bastante gris y amenazaba lluvia y curiosamente no hacia el calor agobiante de dias pasados. Una vez llegamos a Ivankiv estubimos esperando unos minutos a que llegara Viera y nos traportase en su coche a Chernóbil. Por fin llegó y tomamos camino hacia “La Zona”. Durante el camino, son aproximadamente 10-15 km. hasta el primer punto de control policial, la inquietud y el desasosiego iban en aumento en nosotros, porque aquello que lo habíamos visto en cantidad de documentales en televisión, lo ibamos a ver en persona. 
El paisaje seguía siendo precioso y la vegetación exuberante. En el primer control policial nos esperaba Gala con su hijo, que junto con Viera iban a hacer de taxistas. Tardamos aproximadamente media hora para que revisasen las autorizaciones pero parece ser que el motivo real era porque excepto Igor los otros tres ibamos con pantalones cortos y no estaba permitido. Si llevas pantalones largos al parecer la radiación no debe afectar… Gala convenció  al jefe de la policia diciéndole que ella nos iba a proporcionar los mencinados pantalones largos. Lo primero que hizo fue ir a su casa y traernos los pantalones, que aunque no eran exactamente de nuestra talla cumplian su misión. Igor se reía de nosotros diciendo que pareciamos Txirri, Mirri y Txiribiton ( los payasos de la tele). 
La primera parada fué en casa de Mijail. Su pequeña casa se mantenía bien conservada en contraste con el resto de las de su entorno que presentaban un deplorable aspecto ruinoso y que habían sido devoradas por la vegetación. Su historia y la de su mujer es de las que a mí más me impresionaron y conmovieron. Mijail, que ahora tiene  72 años, era maestro de música y su mujer profesora de matemáticas en la escuela de Chernóbil cuando ocurrio el desastre hace ya casi 25 años. En ese momento sus vidas se truncaron y se quedaron sin niños a los que enseñar… Hoy sobreviven en este paraje cercano a la central nuclear cultivando su pequeña huerta y enseñando su pequeño “museo” de objetos tallados en madera por él y diversos utensilios que usaban en la zona. Tiene también un amarillento libro de fotos donde todavía se pueden ver instantaneas y apreciar la pujanza del pueblo de Chernóbil en aquella época. 
La de Mijail puede ser una de las miles de historias de todas aquellas personas que perdieron todo por la codicia de algunos.  Aun así hay una cosa que conserva: su dignidad, esa no se la puede arrebatar ningún humano. 
 Mijail, el maestro de música y su vieja acordeón. Chernobil 2010-6-16
Todavía conservo la imagen  del recibimiento que nos hizo, las nostalgicas canciones que   nos interpretó en su vieja acordeón, que por el entorno en el que las tocaba todavía todavía eran más tristes… y al despedirnos de su casa nos regaló una humilde figura de madera tallada por él. Para mi fué uno de los momentos más emotivos de este viaje. 
Desde aquí nos dirijimos a la ciudad abandonada de Pripiat, hasta ahora los niveles de radiación dentro del coche como en casa de Mijail eran aceptables, no pasando en ningún caso de 1 micro Sievert / hora. El medidor  que hemos utilizado es el GAMMA SCOUT. 
 La ciudad de Pripiat, también llamada la ciudad fantasma, fue desalojada en el momento de la explosión del reactor nuclear y desde entonces permanece abandonada estando todos los edificios en ruinas y cubiertos de vegetación. Hemos visto en muchos reportajes escenas de esta ciudad como la de la noria del parque de atracciones que no llegó a inagurarse, pero a mí lo que más me impresionó  fue ver útiles como instrumentos musicales abandonados (un trombón) y imaginarme las escenas de la gente abandonando apresuradamente la ciudad y dejando en ella sus vidas. También me impresionó el silencio, me recordó el silencio de los cementerios… Aquí la radiación, en el suelo, ya subía a 2,03 micro Sievert / hora.   A la entrada de la ciudad un puesto de policia, ¿ para qué ? 
Salimos de Pripiat  y nos dirijimos a la central de Chernóbil. Cuando ya se divisaba la figura de la central a lo lejos, aproximadamente a un Km. el medidor marcaba 7.06 micro Sievert / hora. Vimos las inmediaciones de la central como el embalse de donde se tomaba el agua para refrigerar la central, y en el que viven peces enormes. Yo no se que clase de peces son. Y por fin nos dirijimos a las inmediaciones del reactor nuclear nº 4. Teníamos al mostruo a escasos metros de distancia. El medidor marcó hasta 15,7 micro Sievert / hora. No soy un experto pero creo que el estado del sarcófago que encierra los restos de la central nuclear y parte del combustible nuclear es lamentable. A escasos metros del edificio varios trabajadores realizaban su función sin ningún tipo de protección radiológica. En el libro de instrucciones del medidor de radioactividad GAMMA SCOUT viene recogido el siguiente párrafo:  
Si se añaden los 2,4 mSv por la exposición natural a radiaciones al nuevo valor límite de 1,0 mSv por fuentes técnicas, pero se reserva para los casos particulares la carga por causas médicas, tenemos como resultado un límite superior de  3,4mSv de carga de larga duración o bien 0, 4 micro  Sievert / hora, si esta radiación tiene efecto durante todo el año. En el lugar de fabricación del GAMMA SCOUT (Heidelberg) se han medido las cargas medioambientales y oscilan entre 0, 1 y 0,2 micro Sievert / hora
Se puede apreciar el mal estado de la cubierta del reactor nuclear y trabajadores a escasos 
metros sin ningún tipo de protección contra la radiactividad... Chernobil 2010-6-16
Aunque a lo largo del año tengan muchas jornadas de descanso (supongamos que descansan igual número de días que los que trabajan) la radioactividad que van acumulando es grande. 
Después de sacar las fotos nos alejamos del edificio que contenia el reactor, no sin antes interesarme por las obras del nuevo sarcófago que debe cubrir al actual y que teóricamente lo van a construir a una cierta distancia del edificio actual, porque es imposible dada la radiación existente hacerlo insitu,  y luego trasportarlo sobre railes encima del existente. A unos 200 metros a la entrada del solar está la placa de Novarka, que es el consorcio adjudicatario para realizar las obras de este nuevo envoltorio. Yo no vi ninguna estructura ni trabajadores realizando labor alguna, lo que si había era un puesto de control policial. No nos dejaron hacer ninguna foto. He leido que las obras acumulan bastante retraso, al parecer porque a la hora de excavar para hacer los cimientos se han encontrado con gran cantidad de metal altamente radiactivo. 
Figura, ¿ caracol ?, que nos regaló Mijail, Chernobil 2010-6-16
Nos llevaron a ver el antiguo embarcadero y los astilleros que en su día daban trabajo a 3.000 personas. Allí permanecen varadas para siempre viejas embarcaciones.
Viejas embarcaciones varadas en el lecho del rio. Chernobil 2010-6-16
Grua. Chernobil 2010-6-16
También nos llevaron a ver el antiguo campo de fútbol ahora convertido en depósito de vehículos que utilizaron en las labores de desescombro y transporte del material de la central nuclear que explotó.
Para terminar la jornada fuimos a casa de Gala. Es una casa pequeñita,  pero bien conservada, que se encuentra a orillas de un bonito lago. Además tiene su pequeño jardín con vistosas flores y una pequeña huerta.  Al ver las fotos cuesta creer que se encuentra dentro de “la Zona”  en un terreno contaminado. Los niveles de radiactividad ambiental estaban dentro de la normalidad, pero hay que tener en cuenta que esta se acumula en el suelo y subsuelo y se manifiesta en todos los productos vegetales, especialmente en las setas. Os dejo el enlace a la noticia aparecida este mes en la que se cuenta que la carne de los jabalies cazados en Alemania tienen que ser destruida por tener altos niveles de radiactividad y la administración tiene que pagar…  Parece ser que es debido a que los jabalies se alimentan principalmente de hongos y trufas.  (información facilitada por mi hija Itziar) 
Como muestra de que los efectos del desastre nuclear siguen manifestándose están las cenizas que pasan a la atmósfera como consecuencia de los incendios que están asolando a zonas contaminadas de Rusia tal como lo cuenta Carlos Bravo en el blog de Greenpeace. 
!Chernóbil sigue siendo una bomba de relojeria. !
Casa de Gala dentro de " la Zona ". Chernobil 2010-6-16
Las casas que se encuentran dentro de ” la Zona ” y están habitadas, por lo menos esta, tiene un cartel que dice ” Aquí viven personas. Casa con dueño” 
El cartel de la ventana dice " Aquí vive gente. Casa con dueño. " Chernobil 2010-6-16
Nos obsequiaron con una exquisita comida, aunque el comer alguno de los platos nos dió un poco de aprensión: pescado del lago, setas a la vinagreta, tomates de la huerta, fresas…
Comida en casa de Gala junto al embarcadero del lago. Chernobil 2010-6-16
Igor ayudando en los preparativos de la comida. Chernobil 2010-6-16
y para terminar la comida otra vez la música del viejo acordeón de Mijail y unos cuantos tragos de ” zamaronka” (creo que se escribe así)  que es el licor casero.
Algunos nos animamos a bailar... Chernobil 2010-6-16
La vuelta trascurrió con normalidad y aunque nos detuvieron en un control móvil no hubo ningún problema. 
Viera, Gala, Mijail,etc… gracias, eskerrik asko, por la emotiva jornada y por recordarnos que existió el desastre y que sus numerosas y dañinas consecuencias todavía perduran.   
Pasar el puntero por encima de las fotos de las cuadrículas para ampliarlas

 Más:
Los liquidadores de Chernobil
La radiación que no cesa
La ciudad fantasma de Pripiat
Niños de Chernobil, teléfono de acogida: 670 419 078

No hay comentarios:

Los comentarios tardarán un tiempo en aparecer.
Gracias por participar.