16 octubre 2009

Los "caprichos" de Chernobil


"La Asociación Chernobil se ha marcado este año el reto de que las familias vascas acojan durante el verano a 180 niños. Su lema lo deja claro: "Os necesitamos para seguir creciendo" 

Niñ@s del Programa con los monitores ucranianos en Igeldo.
Fuente:noticiasdegipuzkoa.com (detalle)



Los "caprichos" de Chernobil

La Asociación Chernobil se ha marcado este año el reto de que las familias vascas acojan durante el verano a 180 niños. Su lema lo deja claro:
"Os necesitamos para seguir creciendo"
El mayor deseo de Artiom a sus diez años de edad es ver el mar. Masha tiene los ojos más risueños que uno se puede imaginar y su mayor anhelo, con siete años, es tener muchas amigas. El padre de Andrey, al que tuvo con 15 años, nunca se ha hecho cargo de él. Por eso, este niño de seis años solo quiere vivir con una familia. Iryna tiene siete años y quiere venir al País Vasco porque cree que aquí vive Ded Moroz (el Papa Noel ruso).
Los caprichos de estos niños pueden parecer sencillos de cumplir, pero su realidad es mucho más dura como para perder el tiempo en alimentar su imaginación. Son niños ucranianos afectados por el desastre nuclear de Chernobil (1986).
Los sueldos de las familias en las que viven son tan bajos que deben recurrir a plantar y cultivar sus propios alimentos en tierra contaminada, puesto que su entorno se sitúa en una zona de entre 30 y 90 kilómetros alrededor del lugar de la explosión radioactiva. Los menores no reciben los suficientes nutrientes y su salud se debilita con frecuencia.
Por eso, en 1996 se creo la Asociación Chernobil, que cada verano trae a estos menores a Euskadi para que puedan fortalecerse con una adecuada alimentación y disfrutar de un ambiente limpio, en familia y sin las preocupaciones derivadas de la pobreza en la que subsisten.
Una vez más, la asociación hace este año un llamamiento a la sociedad vasca para que, en tiempos de crisis, no se minusvalore la solidaridad con estos niños y lo hacen bajo el lema Os necesitamos para ir creciendo.
Además de nacer en un entorno contaminado, estos pequeños viven una realidad en la que el alcoholismo y los malos tratos no están mal vistos. Igor, Alina, Anzhela, Zoya, Evgeny son algunos de los cientos de menores que la asociación a traído a Euskadi para que vieran que otra realidad es posible, para que disfrutaran de unos lujos que ellos no se pueden permitir y para que maduraran socialmente con el objetivo de labrarse un futuro distinto al de sus progenitores.
Problemas oncológicos, falta de higiene, paro, tristeza, orfanato, muerte son palabras que han adquirido una gran relevancia en el vocabulario de estos niños. En este sentido, desde la asociación recalcan que es importante darles una oportunidad. La forma de hacerlo es, por tanto, otorgarles un poco de tiempo veraniego, un espacio donde vivir y disfrutar, y el cariño de una familia vasca.
No hay excusas, ni siquiera la del desconocimiento, porque la asociación cuenta con un programa de apoyo a las familias que deciden embarcarse, por primera vez, en la aventura del acogimiento. Allí se pueden resolver todas las dudas al respecto.
El reto que se han planteado es bastante ambicioso: 180 niños; pero desde el colectivo consideran que, con la colaboración de la sociedad, se puede llevar a cabo.
Ana U. Soto
Fuente:noticiasdegipuzkoa.com

Niños de Chernobil, teléfono de acogida: 670 419 078

2 comentarios:

miguelexpo dijo...

Cuando las cosas se hacen de corazón, las cosas suelen salir bien,esta gran labor que estáis realizando seguro que tendrá sobrada recompensa, de hecho ya la tenéis porque no hay nada mas maravilloso que la sonrisa de un niño y ustedes ya contáis con muchas de estas sonrisas

Marian dijo...

Hola,
La verdad es que tienes razón, el lunes 21 cuando vimos la ilusión de todas las familias y las sonrisas de cada niño y de cada niña, aún y todo cuando para algunos era una tímida sonrisa por ser la primera vez que venian... se te olvidan todos los esfuerzos que realizamos y todo el trabajo que hemos hecho durante el invierno, porque EL FRUTO DE ESE TRABAJO YA ESTABA AQUÍ.
Y ahora disfrutamos del verano junto a esos niños y niñas que tanto hemos esperado.
Desde estas líneas mando un saludo y un abrazo a todas las familias de acogida que este verano han hecho posible que vengan estos 262 niños y niñas.

Marian

Los comentarios tardarán un tiempo en aparecer.
Gracias por participar.