18 octubre 2009

El encuentro: Nikita



Experiencias y aprendizajes

Dirigido a 
Familias de Acogida



El encuentro





¡Por fin llegó Nikita!
Después de la larga espera, llegó el dia señalado. Allí estabamos todo expectantes en el aeropuerto de Loiu y aparecío el rubio. Aunque habíamos visto fotos y el video de Nikita esto era distinto. El niño que iba a compartir con todos nosotros las vacaciones del 2005 estaba presente.
Aunque al principio se le veía un poco asustado y con cansancio, después de tantas horas de viaje, se vino con nosotros y le dió la mano a Ana mi mujer como si nos conociera de toda la vida. El avión, cosa rara, llegó bastante puntual y gracias a   l@s voluntarios de la asociación Chernobil elkartea todo fué sobre ruedas.
Nikita llegó con su mascota inseparable( el perro “bonia”) y su pequeña mochila(”ruisak”) donde traía algo de ropa y los regalos para nosotros. También traia las fotos de su familia en un album precioso.
Nos fuimos para casa y enseguida se puso a jugar con los juguetes que había de Oihane y Itziar. Aunque no nos entendiamos por palabras, el lenguaje de los signos funcionaba perfectamente y todo iba de maravilla…

Os dejo un pequeño vídeo de Nikita para que comprobeís lo que os cuento.



Como decia, al principio fué todo bien, pero llegó la noche. Ya había hablado con su madre Alona y venia bien aleccionado de como iban a transcurrir los acontecimientos y como se debía de portar, pero era un niño de cuatro años. Ya nos entregó con toda su ilusión y para alegría nuestra, todos los regalos y por fin conseguimos que fuera a la cama. Aquí vino el problema : NO QUERÍA QUITARSE LA ROPA POR NADA. Aunque insistimos bastante, no había manera y al final decidimos que se acostara tal como había venido .
La noche transcurrió sin ningún sobresalto. Al dia siguiente llamamos a las monitoras que la asociación Chernobil elkartea traía y hablaron con el, así mismo hablamos con la familia de apoyo y parecia que la cosa estaba clara y que estaba convencido de que "de vez en cuando” tenía que cambiarse de ropa. Bueno, pasaron cuatro o cinco dias y la cosa seguía igual  o mejor dicho empeoraba.
No recuerdo bien si fué la tercera o cuarta noche pero nos pasó también una cosa divertida (lo de divertida lo pongo ahora porque en su momento no lo fué tanto…) Nikita dormía con su mascota y su mochila en la cual había vuelto a meter  todos los regalos que nos había traido, a parte de una camiseta,  unos canzonzillos  y unas chancletas. A eso de las tres de la mañana se despierta y empieza a llorar y a gritar: "mama a cupido duo truisiki", o algo parecido. No sabíamos si le dolía algo o que le pasaba, pero no parecía esto porque  señalaba la mochila. Después de un rato que ibamos a llamar a las monitoras conseguimos entenderle que su motivo de preocupación y enfado era que le faltaba UN CALZONZILLO que Ana había puesto a lavar. El lo decía claramente:” mama me ha comprado dos calzonzillos y aquí solo hay uno”. Fuimos inmediatamente al cesto de la ropa sucia y recuperamos su pertenencia. Fue uno de los momento delicados, pero ahora cuando se lo contamos se rie a carcajadas porque se acuerda perfectamente.
Y nosotros con el pequeño diccionario que nos dieron en la asociación Chernobil elkartea…
En cuanto al cambio de ropa todavía no lo habíamos conseguido, pero de esto y de algún otro momento duro os lo contaré la próxima vez, pues el primer fin de semana de su estancia aquí  nos fuimos a un albergue de Oiartzun con otras cuantas familias de la asociación Chernobil elkartea.Yo creo que no debemos idealizar en exceso el acogimiento temporal pues también tiene sus momentos duros, sobre todo los primeros dias,  pero los momentos de alegría y satisfacción son infinitamente muchos más.


Bueno os dejo con una foto  que espero que os guste. 



La vida de Nikita en: Txorierritik


Niños de Chernobil, teléfono de acogida: 670 419 078

No hay comentarios:

Los comentarios tardarán un tiempo en aparecer.
Gracias por participar.